20 nov. 2010

Desigualdades y (Pro)vocación... Respuestas y Demandas

La pobreza y la exclusión son realidades cuya existencia no se puede negar hoy en día en nuestras sociedades. Igual que no se puede negar que hay mucha gente que se queda fuera de los dispositivos enfocados a la "población general". Y claro, eso preocupa. Así que desde las instituciones encargadas del tema se van dando respuestas a estas realidades, en general a través de dispositivos especiales que trabajan con colectivos específicos: drogodependientes, trabajadoras del sexo, migrantes, habitantes de barrios de chabolas...


Pero, estos dispositivos tan especiales y específicos, ¿al interés de quién dan respuesta? 

Porque cuando se pregunta a aquell@s que viven en situaciones de pobreza y/o exclusión, ¿cuál es su demanda?

En la investigación que realizamos con personas con infección por VIH en situación de exclusión social, los puntos clave que destacaban como fundamentales en la atención sanitaria eran los siguientes: 
  • Las características que se le piden a una estructura asistencial sanitaria, son fundamentalmente:
        • Flexibilidad
        • Accesibilidad
        • Facilidad en los trámites administrativos
        • Continuidad en el tiempo
        • Asistencia competente y multidisciplinar.
  • Las características que se le piden a los profesionales sanitarios son fundamentalmente:
        • “Ganas de atender”  
        • Trato amable
        • Accesibilidad
        • Capacidad de escucha y de profundización en diversos aspectos de la vida
        • Que sepa generar esperanza en momentos determinados.
No parece que demanden cosas muy diferentes que las de cualquier otra persona, ¿no? El reto está en buscar como desde los dispositivos de Atención Primaria, que son los que, al menos en la teoría, más concuerdan con estas características, se consiguen crear las condiciones que permitan que también "los excluidos" puedan estar presentes y ser tratad@s como un@ más, es decir, adecuándose a sus características personales y sociales.

Porque los dispositivos específicos lo único que hacen es poner parches, respondiendo a la necesidad de la institución de tapar los puntos de fuga por los que se arroja a aquell@s que no tienen espacio dentro de "lo normal". 

2 comentarios:

  1. ¡Qué importante es preguntar!
    Gracias por recordarnos la importancia de no creer que lo que pensamos nosotros que necesitan, es lo que ellos ven como necesario.
    No debemos dar por supuestas sus necesidades. Preguntemos y ESCUCHEMOS. Considero que muchas veces no preguntamos porque luego no escucharíamos lo que nos cuentan.
    Ayyyy!!! qué difícil es, pero que bonito resulta trabajar con personas en diversas situaciones sociales. Resulta apasionante y enriquecedor, como, para mí, por ahora, ningún otro trabajo... pero requiere una mente muy abierta y una capacidad de respuesta especial!!! ¡Gracias a las personas que nos ayudais a ver cómo se puede trabajar desde esa óptica!
    Estuviste muy bien ayer. Estábamos muchos de nosotros sin parpadear escuchándote... nos encandilaste, nos hiciste reflexionar y fue muy grato verte.
    Hasta el próximo encuentro en directo, te sigo por blog...
    ¡MUCHAS GRACIAS!
    ¡Qué alegría

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, como siempre... La verdad es que fue genial poder participar en la jornada, muy interesante, aprendí mucho.

    Me parece genial lo que cuentas, que muchas veces no preguntamos porque sabemos que no nos interesa la respuesta... Yo a veces incluso hago el paripé de preguntar sabiendo que luego voy a desconectar. Ahí has dado con una clave importante... lo primero, que te interese lo que el otro tiene que decir. Si no... ¿para que preguntar?

    Un besote

    ResponderEliminar