Comenzando a caminar...

Tras varios meses de andar dándole vueltas al tema, por fin echa a andar este espacio en el que volcar reflexiones, experiencias, dudas y encontronazos sobre la búsqueda de la salud como algo que va más allá de la ausencia de enfermedad, como algo que es a la par individual y colectivo, como algo que se mueve constantemente en el filo entre la liberación y el control.

¿De dónde parte todo esto? Lo primero fue una etapa de diálogo y reflexión conjunta con personas que viven en la extrema pobreza a través de los espacios creados para ello por el Movimiento Cuarto Mundo. Esta constatación del sentido que tiene acercarse a la realidad de los más pobres buscando su participación y protagonismo se ha mantenido presente a lo largo de los años de formación en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria en el C.S. Vicente Soldevilla, en Vallecas, y de manera especial al  compartir algunos momentos e inquietudes con el Equipo de Intervención con Población Excluida en Cañada Real, al conocer la experiencia de trabajo con personas con VIH en situación de exclusión social desde la UVAAD del Hospital Gregorio Marañón, al descubrir la realidad del trabajo por la salud en Nicaragua a través de AIS y del Colectivo de Mujeres de Matagalpa...

Este camino comienza así lanzado desde muchas experiencias. De hecho es una de ellas la que da título a este espacio, Mi salud, Tu salud, Nuestra salud: una propuesta de taller que se realizó con algunos grupos de personas en situación de exclusión social y que pretendía avanzar en la reflexión conjunta sobre las claves para el cuidado de la salud. Una experiencia muy rica e interesante, que no ha tenido continuidad por el momento pero que despertó la necesidad de ir más lejos en esta dirección. Otro proyecto que ha ayudado a clarificar el camino ha sido la investigación sobre "Valores en salud y determinantes de adherencia al tratamiento en pacientes de la UVAAD".

Todo este proceso ha ido acompañado de lecturas de diversos autores que van ayudando a pensar y a organizar lo vivido. Así, desde la denuncia de la medicalización y la apuesta por la autonomía de la persona de Ivan Illich al descubrimiento del análisis en torno a la biopolítica de Foucault y lo mucho que ha derivado a partir de ahí, pasando por un texto no tan conocido pero que fue clave a la hora de apostar por este proyecto de unir experiencias previas de orígenes tan diversos, que finalmente parecen comenzar a vertebrarse en torno a un eje común; se trata de un libro de Luis Weinstein, "Salud y Autogestión", en el que plantea una definición de la salud que cuando menos resulta movilizadora: la salud como conjunto de capacidades biopsicosociales de un individuo o de un colectivo. 

Desde ahí, el camino marca ya un horizonte claro: salud, capacidad, individuo, colectivo... Y un convencimiento: si no se empieza a caminar desde el principio con l@s que más dificultades tienen, nunca podrán incorporarse a nuestra marcha.

Así que acá se irán acumulando historias, reflexiones y datos fundamentalmente en torno a tres ejes:
  • El mercado de la salud como negocio y la medicalización creciente existente en nuestras sociedades.
  • El control y modulación de la vida y lo vivo como eje clave de la política actual.
  • La búsqueda y elaboración de prácticas comunitarias de salud que no dejen a nadie fuera.