23 ene. 2013

¡Que se mueran!

Parece que en el mundo de la política profesional se han decidido a provocarse mutuamente para ver quién se sale más del tiesto. Tras el famoso "¡Que se jodan!" de la Fabra, ahora un ministro japonés ha conseguido hacer eco planetario con su llamamiento a que l@s mayores se mueran cuanto antes mejor. Todo el mundo se lleva las manos a la cabeza, pero en realidad eso mismo lo dijo, aunque de manera más técnica, ya hace unos meses el FMI, preocupado por el aumento de la esperanza de vida y los gastos que eso conlleva.

Menos mal que acá en Madrid tenemos gente espabilada que, en vez de lanzar estas soflamas, se lo montan mejor y directamente idean mecanismos que de antemano saben que son constitucionales y que en poco tiempo van a ser anulados, pero mientras tanto van y recaudan más de cinco millones de euros (que por supuesto no piensan devolver cuando se declare la insconstitucionalidad de la medida). ¿Eso no es prevaricación? ¿No habría que denunciarles por este robo?

22 ene. 2013

Sano y salvo

Hay libros que viniendo de quién vienen y por el tema que plantean ya merece la pena recomendar. Es lo que pasa con el "Sano y salvo (y libre de intervenciones médicas innecesarias)", de Gérvas  y Pérez Fernández.

"En este libro exploramos por qué el aumento en las expectativas de años vida de los habitantes de los países desarrollados apenas se ha traducido en incremento ni de la felicidad ni del bienestar personal y social (a más salud peor percepción de la misma, la paradoja de la salud). También sugerimos cómo superar este fracaso y lograr una sana salud disfrutando de la singularidad y de la fortaleza personal en armonía ambiental, biológica y social. 

Sobre todo, examinamos las pautas médicas que nos enferman al ofrecer una prevención sin límites que causa más daños que beneficios. Por ejemplo, es innecesario casi todo lo que se hace en el embarazo; son también inútiles los chequeos, en cualquier sexo y edad. Se trata de aprender a evitar la arrogancia de normas, cuestionarios y medidas que transforman el gozoso vivir en angustiosa preocupación por no verse dentro de los estrechos límites considerados como «normales» que se marcan con rigor más comercial que científico.

En este libro hemos utilizado lo mejor del conocimiento científico, clínico y lógico para analizar el buen uso de las medidas preventivas, con un lenguaje útil tanto para profesionales como para legos. Así, revisamos algunos ejemplos históricos de prevención (escorbuto, fiebre puerperal, cólera) para enlazar con el nuevo empuje (malsano) de la amigdalectomía.
Analizamos las vacunas, el tabaquismo, el colesterol, la hipertensión, la osteoporosis, la hemocromatosis, la endocarditis, la evitación del embarazo, el embarazo, el parto, el puerperio y la lactancia, la muerte súbita del bebé, la menopausia y la andropausia. 

Respecto a la prevención secundaria (cribados, diagnóstico precoz) analizamos el cáncer de próstata, cáncer de útero, cáncer de mama, melanoma, neuroblastoma, cromosomopatias, hipoacusia y luxación congénita de caderas en el recién nacido y los chequeos.

Irónicamente, mientras se transforman a millones de sanos en enfermos por la aplicación excesiva de pautas preventivas, los pacientes complejos y con enfermedades crónicas "se pierden" en un sistema sanitario que todo lo pretende prevenir y termina viendo la enfermedad como un fracaso. Es mucho el daño que se hace con las actividades preventivas innecesarias, por su impacto en menor salud, por su coste y por el desvío de recursos de quienes los necesitan a quienes no los precisan. 

En este libro se propone como corolario el buen gobierno clínico de forma que profesionales y pacientes colaboren para lograr que la expectativa de vida se alargue pero sobre todo se goce."

15 ene. 2013

En defensa de la sanidad

Una propuesta interesante porque lo son quienes dan la charla, en Traficantes de sueños, el miércoles 16 a las 19:30 h:

El derecho a la salud, la defensa de la sanidad pública y la “marea blanca”



Jesús Jaén, celador del Hospital La Princesa, miembro de la Coordinadora de Hospitales y Centros Sanitarios

Juan Luis Ruiz-Giménez, médico, miembro de la FRAV y de “Yo sí, Sanidad Universal”

Carmen San José, médica, del Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS)

Los ataques contra el derecho a la salud y a la sanidad pública se están multiplicando desde hace tiempo en el Estado español y, especialmente, en la Comunidad de Madrid. Como respuesta, en esta región se ha producido en los últimos meses una movilización asamblearia sin precedentes que ha implicado al conjunto de trabajadores y trabajadoras del sector, así como a la ciudadanía en general en torno al lema “La sanidad pública no se vende, se defiende”. Pese a ese clamor en contra, la Asamblea de Madrid aprobó el pasado 27 de diciembre su plan de privatizaciones y recortes. Sin embargo, la lucha sigue: para conocer en qué han quedado las exigencias que se planteaban, los efectos que todo esto tiene en la atención a la salud de las personas y las perspectivas que se abren, os convocamos a asistir a este Foro.



mareas y sindicatos

Ahí va una refexión interesante aparecida en Madrilonia sobre las "mareas" y lo que pueden suponer como oportunidad de algo nuevo y diferente al sindicalismo clásico:


¿Son las Mareas un nuevo Sindicalismo?


El pasado mes de Septiembre se ha cumplido un año del nacimiento de la Marea Verde en defensa de la educación pública. Un año después podemos afirmar que el fenómeno de las Mareas no es algo aislado, sino que compone (ahí está la Marea Blanca como su mejor expresión) una nueva realidad organizativa. Queremos identificar alguna de sus particularidades para responder a la pregunta inicial: ¿Prefiguran las mareas un nuevo sindicalismo?
 
1.- De la defensa de lo público a las comunidades
 
La diferencia esencial del movimiento de las Mareas con las concepciones tradicionales del sindicalismo es el haber abandonado la defensa de los servicios públicos como conflictos corporativos que se vinculan de forma exclusiva a las reclamaciones salariales inmediatas  de los y las profesionales. El éxito de las movilizaciones de las Mareas Verde y Blanca se debe a que han sabido abrir el problema de los recortes a toda la sociedad. Apelando a las comunidades como defensa fundamental de los servicios públicos se introduce la idea de que la salud o la educación son cuestiones comunes que necesariamente deben ser defendidas por todo el mundo.
 
Al abrirse la problemática a la sociedad al completo se empieza a romper la frontera entre usuarios de un servicio y profesionales del mismo. Se establece la noción básica de que centros de salud, colegios y hospitales son espacios de y para cualquiera. Así se supera la idea de que un servicio público es competencia exclusiva de la administración pública.
 
En los últimos años, el discurso neocon de ataque a los funcionarios públicos se había sostenido precisamente sobre una condición de privilegio de estos profesionales en relación al resto, por unas mejores y más estables condiciones laborales “pagadas por todos”; las Mareas han demostrado, como se decía, que no luchan solo por mantener esos beneficios sociales y además han hecho visible lo avanzada que está la precariedad en el empleo públicos (interinos, laborales, subcontratas, externalizaciones). Los conservadores-liberales también les acusaban de “vagos”, de “no hacer nada”, de “estar chupando del bote”; las Mareas han demostrado que a muchos empleados públicos les importa muchísimo lo que hacen y están dispuestos a renunciar a salario (con las huelgas) y a méritos (con las dimisiones de cargos de responsabilidad) para defender el servicio.
 
Esa apertura está llena, además, de afectos, de complicidades y guiños constantes entre comunidades y profesionales que reproducen un lazo social, un vínculo que favorece el apoyo y que convierte a cada persona en co-participante de las movilizaciones.

14 ene. 2013

Seguir, seguir, seguir...

Una nueva manifestación masiva por el centro de Madrid, reflejo de esa marea blanca que parece impermeable al desaliento y la sordera del gobierno madrileño. Tengo que reconocer que me ha sorprendido ver de nuevo tanta gente y tanta energía movilizada, y al mismo tiempo me reafirma en la idea de que estamos ante una oportunidad espléndida para dar pasos de gigante en el proceso de resistencia y lucha por lo común que reflejan tantos movimientos en los últimos meses.

Luego, por la tarde, revisando unos materiales descubro el interesante planteamiento que hacen la gente de hacktivistas en relación con la lucha contra la ley Sinde. Frente al desarrollo y aprobación de esta ley desarrollaron un plan de acción que no pretendía evitar este proceso, ya que haciendo un análisis serio de la situación esto resultaba muy improbable; el objetivo era, más bien, coseguir difundir, informar y concienciar a la población en general, de manera que cuándo la ley empezara a funcionar pudiera ponerse en pie una campaña de desobediencia frente a ella.

¿Porqué uno estos dos momentos? Sinceramente, me parece bastante difícil pensar que los planes privatizadores de la sanidad (o de cualquier otro ámbito de lo común) se vayan a paralizar; como mucho se conseguirán congelar temporalmente algunos de sus aspectos. Entre otras cosas, porque no se trata de algo nuevo, aunque mucha gente lo haya descubierto ahora, sino que viene de antiguo (por ejemplo, mientras siga en pie la ley 15/97, todo esto se podrá volver a repetir una y mil veces). Para que esta movilización general que se está dando tenga éxito de verdad, es necesario que profundicemos a través de ella en procesos que nos lleven a entender mejor de manera colectiva qué es lo que está pasando y qué podemos hacer frente a ello; que sea generadora de pensamiento consciente y crítico, como mejor herramienta para la defensa de lo común.

Ya se están dando pasos en este sentido. Una muestra son estos materiales elaborados en el Hospital 12 de Octubre para poder imprimir trípticos y difundir de manera clara lo que está pasando. Echemos el resto en dinámicas similares.



9 ene. 2013

No se les escapa ni una...

En uno de los últimos informes de la OMS en el que se realiza una revisión de las políticas sanitarias puestas en marcha en Europa como respuesta a la crisis financiera aparece la siguiente afirmación:

"Los instrumentos políticos que ponen en riesgo los objetivos del sistema sanitario incluyen: 
  • Reducir el alcance de servicios esenciales cubiertos.
  • Reducir la cobertura sanitaria a nivel poblacional.
  • Incremento de los tiempos de espera para servicios esenciales.
  • Cobro al usuario por servicios esenciales.
  • Desgaste de los trabajadores sanitarios por reducciones salariales."

¡Pleno, señor@s! ¡No han dejado ni uno en pie!

1 ene. 2013

No repagues

Ya que entra en vigor la nueva medida de re-re-repago, merece la pena volver a difundir la...


¿POR QUÉ?

Pagar 1€ por receta es una medida injusta. Su deuda... ¡los enfermos no la pagamos!

PASO 1 ¿QUÉ NECESITO?

-DNI y fotocopia
-TARJETA SANITARIA
-RECETA

PASO 2 ¿CÓMO SE HACE?

Ve a la farmacia, di al farmaceútico/a...  “no voy a re-pagar el € por receta”
-Entrega la RECETA
-Enseñamos el DNI y entregamos una fotocopia
-Rellena el formulario, son 3 copias (2 para el farmaceútico/a 1 para ti)
-Coge tus medicamentos
¡ESO ES TODO!

¿EL FARMACÉUTICO/A TIENE QUE DARNOS LOS MEDICAMENTOS?

SÍ esta OBLIGADO a darte tus medicamentos. En ningún caso actuamos contra los farmacéuticos, sino contra su función recaudatoria forzosa. Si no te da tus medicamentos, incumple un delito “Denegación de Asistencia”. ¡Denúncialo en la comisaría más cercana!

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE?

Pueden ponernos una falta admistrativa, un recargo del 20% de la cantidad demandada. Es decir el euro que no pagamos puede acabar convirtiéndose en 1,20 €. Si somos muchos las personas que NO pagamos, no podrán tramitarlas ¡será inviable! No podrán recaudar más dinero de las personas enfermas ¡SÍ SE PUEDE!