16 jun. 2011

La sanidad, cuesta abajo y sin frenos

Para entender lo que está pasando en estos momentos con el sistema sanitario, merece la pena leer las dos entradas de Vicente Baos sobre el tema, Preparando la poda y Los enfermos no enfermarán, que reproduzco acá abajo:

"Según todos los comentarios y por la ley de "las barbas de tu vecino", las líneas para recortar los gastos públicos que está siguiendo el nuevo gobierno catalán serán la guía probable para el resto de las autonomías. Hay que recortar de aquí y de allá, y dado que las autonomías gestionan directamente, y casi exclusivamente, gasto social (educación, sanidad y servicios sociales), los recortes llegan. Curiosamente, nadie ha planteado una reforma, un replanteamiento de los servicios públicos que optimizaran los recursos a la vez que ahorrasen dinero. No, hay que recortar directamente y además que la población lo acepte. 
 
Sin embargo, plantear que va a atender 76.000 pacientes menos en Urgencias y por eso va a ahorrar, me parece de una ingenuidad o una memez soberana, o bien, no he hecho un Máster de Engaños Posibles en la Gestión Pública.
 
Según la información publicada en EL PAIS:
  1. La reducción implica la paralización de 23 centros de asistencia primaria y los proyectos de cinco centros nuevo hospitalarios
  2. Los quirófanos de varios hospitales en horario vespertino se han cerrado y no se está renovando todos los contratos a quienes tienen una relación eventual
  3. Si el tiempo medio de espera era antes de 5,3 meses, ahora será de ocho.
  4. Se prevé atender 76.000 pacientes menos en urgencias que en 2010 (fueron entonces 756.250); se realizarán 290.000 consultas externas menos de las 2,85 millones en 2010 y 20.000 sesiones de día menos
  5. Reducir un 7% las altas hospitalarias que comportarán una reducción de 75 millones de euros y otros 65 en la reordenación de las operaciones complejas y las urgencias
  6. La partida farmacéutica ha aumentado un 27%. 
Que por orden de la autoridad, y en vistas de las necesidades presupuestarias, se pretenda que haya 76.000 urgencias menos, 290.000 consultas externas menos y que las "sesiones de día", como son los tratamientos antineoplásicos, se van a reducir, roza la sátira negra y cruel. ¡Qué ojo, qué tino presupuestario! ¡Y luego dicen que los presupuestos se desvían!

Cuando se reordenen las operaciones complejas y urgentes para ahorrar, sería bueno que se lo digan a la cara de cada enfermo que se no se va a operar o se va a reprogramar para cuando toque
 
Lo mejor venía al final: la partida farmacéutica se incrementa un 27% en este marco de recortes brutales. Me callo los epítetos que me merecen esta decisión.
 
Hoy se ha montado bronca delante del Parlamento catalán. Hablar de los incidentes va a servir para que nadie se entere del despropósito y la agresión que realiza el gobierno catalán a su servicio sanitario público y que los indignados no consigan el objetivo de denunciar dicha agresión. "

No hay comentarios:

Publicar un comentario