18 dic. 2012

La mejor defensa, seguir hacia adelante

Cada vez es más agotador escuchar a quienes ocupan los lugares preminentes de nuestra sociedad, sean políticos, empresarios u opinadores profesionales. La manipulación burda o sutil, la mentira callada o a gritos, la provocación a la rabia y a la despesperanza... Son elementos que desgraciadamente están demasiado presentes, y que terminan agotando nuestras energías al invitarnos al enfrentamiento directo y a la denuncia cabreada. Y todo eso aderezado con el desprecio más absoluto.

No merece la pena seguir en la guerra de cifras, datos o evidencias científicas. No están dispuestos a escucharlas, no entran en ese diálogo, sino que siguen con su discurso propio y su mundo de ilusión y fantasía, construido sobre sacrificios ajenos, anhelante de nuevos lugares a conquistar

Nosotr@s, por nuestro lado, no podemos renunciar a nuestra dignidad, a nuestra capacidad de construir junt@s. A partir de ahí es donde creamos nuestro propio campo compartido de posibles. Centrémonos en ello, esta es nuestra gran riqueza. Defendamos nuestro patrimonio, "nuestros comunes", pero no al estilo numantino, sino creando y recreando, buscando las grietas que nos permitan escapar hacia nuevos territorios cada vez más amplios.

Mejor que yo lo cuenta la gente de Madrilonia:

"No hay escucha posible, porque escuchar implicaría aceptar la demanda que pide paralizar el expolio y repensar el modelo. Y eso es, para quienes gestionan la política institucional algo absolutamente imposible. 

(...)

La respuesta es la recomposición del lazo social, la confianza depositada lejos del poder institucional y recolocada entre nosotros y nosotras, entre la gente. Los vínculos que se producen y que ya vislumbran nuevas instituciones, nuevas maneras de relacionarnos. Luchamos contra ellos haciendo sociedad. Evitamos el desastre haciendo sociedad. Resistimos haciendo sociedad."

Algun@s han lanzado ya una propuesta para narrar este viaje conjunto hacia nuevos lugares: vayámonos a eXpaña.


No hay comentarios:

Publicar un comentario