3 dic. 2012

Definiciones

Algunas definiciones de la Real Academia de la Lengua sobre sobre los que se está discutiendo mucho en estos tiempos:

Público: Perteneciente o relativo a todo el pueblo // Común del pueblo o ciudad.
Privado: Particular y personal de cada individuo // Que no es de propiedad pública o estatal, sino que pertenece a particulares.

No confundir ninguno de estos dos términos con este otro, que se usa de muletilla en relación a ambos:
 
Universal: Perteneciente o relativo al universo // Que comprende o es común a todos en su especie, sin excepción de ninguno // Que pertenece o se extiende a todo el mundo, a todos los países, a todos los tiempos.

En realidad, este último término es tan amplio que se nos escapa de las manos y de la realidad concreta diaria. Quizás sería más interesante confrontar las dos primeras palabras a este otra:

Cualquiera: Una persona indeterminada, alguno, sea el que fuere.

Es decir, ¿en un sistema público o privado "cualquiera" puede ver reconocidos sus derechos? Esta era una de las fortalezas del sistema sanitario hasta hace poco, esa apertura a "cualquiera". Pero poco a poco se van cerrando las puertas: primero con la exclusión de los migrantes no regularizados, después con la anunciada privatización de la gestión (ya que el interés de las empresas "gestoras" no será atender "a cualquiera", sino a aquellas personas por las que van a recibir una dotación económica (y esta selección de por quién se va a pagar puede variar según el momento).

Por otro lado, durante años una de las quejas respecto al sistema público se ha establecido en torno a este término de "cualquiera". A mi alrededor he oído muchas veces esa queja, expresada de diferentes maneras, de haberse sentido tratad@s como un "cualquiera", es decir, sin haberse sentido acompañados o cuidados de acuerdo a sus particularidades. Mirando las definiciones de ambas palabras, esta parece la verdadera dicotomía: cualquiera/privada. Es decir, la atención a quién sea, abierta al pueblo o al mundo (pública o universal), frente a la atención a las particularidades de cada persona.

Este ha sido el terreno sobre el que se ha potenciado la sanidad privada, ofreciendo esta atención personalizada y exclusiva frente a la garantia de atención a tod@s aunque de manera más masificada del sistema público. Y esto es lo que se quiere potenciar ahora, entregando la gestión sanitaria a l@s expert@s en el cuidado individual, dejando de lado los aspectos socio-comunitarios, y abriendo la puerta a que los "cualquieras" se queden por el camino, volviendo al modelo sanitario de dos velocidades: una atención de calidad para l@s asegurad@s y una de beneficencia para l@s que poco importan. 

Más que privatizar, verbo que tanto molesta a quienes han diseñado este proceso, quizás sea más interesante utilizar este otro verbo de la misma familia para describir lo que están haciendo:

Privar: Despojar a alguien de algo que poseía // Destituir a alguien de un empleo, ministerio, dignidad, etc.// Prohibir o vedar // Quitar o perder el sentido, como sucede con un golpe violento u olor sumamente vivo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario