29 dic. 2012

Espacios "enfermados"

Entre tanto bombardeo de recortes, privatizaciones y exclusiones, corremos el riesgo de olvidar a todo un colectivo de personas que van viendo como sus derechos se ven recortados también de forma progresiva, pero a la sombra de las grandes manifestaciones, entre otras cosas porque su realidad cotidiana se encierra tras los muros de las prisiones.

Así, a lo largo del año se han ido sucediendo algunas noticias, que en principio parecían incluso anecdóticas, como fue el caso de la eliminación de la merienda en las prisiones catalanas (que de paso al autor del articulo le permitió describir la vida en la cárcel como si fuera una experiencia rodeada de lujos y privilegios); posteriormente, en Andalucía se suspendió el servicio de atención jurídica que atendía a toda la población penitenciaria; últimamente se ha denunciado que a quienes tienen menos recursos se les recorta su pensión como cobro de la manutención; y en el campo sanitario, mientras desde la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (Sesp) se remarca la mayor morbilidad de esta población, por ejemplo en respecto a la prevalencia de Hepatitis C (de los cuales la mitad de los casos no tienen acceso a tratamientos que sí podrían disfrutar fuera de la cárcel), se decide recortar los horarios de atención sanitaria de los reclusos (la cual era ya referida como insuficiente por much@s de ell@s). Recortes en derechos a costa de la salud, como siempre. Y si ya de por sí no se hace caso a quiénes se manifiestan en la calle, como para preocuparse de quiénes quedan encerrados (¿o enfermados?).

Eso sí, respecto a abordar otro tipo de recortes, como en el número de presos, potenciando la prevención a través de políticas sociales en vez del castigo, o mediante la reforma del derecho penal,  o con la concesión de permisos de manera más accesible, nada de nada. Y es que con los negocios no se juega, y las cárceles, al fin de cuentas, son una inversión de la que hay que obtener beneficios aún a costa de quiénes las padecen. Un ejemplo más de tantos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario