23 may. 2013

Hablar por hablar

La verdad es que resulta cuando menos curioso escuchar a la directora general de la OMS, Margaret Chan, hablando de la necesidad de establecer políticas sanitarias de bajo coste después del dineral que ayudó a ganar a las farmacéuticas con el tema de la gripe A. Pero bueno, dejando esto aparte hay que reconocer que lo que propone es bastante sensato: promover la utilización y promoción de los medicamentos genéricos, el compromiso con la Atención Primaria, y la educación y formación de los profesionales sanitarios. La verdad es que sólo con eso ya tenemos un programa claro de los retos a abordar para que el sentido común se alíe con la atención sanitaria.

No contenta con esto, ha remarcado que  todas las personas, "independientemente" de su capacidad de pago, deben tener acceso a una asistencia sanitaria de calidad, y ha señalado que la cobertura universal requiere "maximizar" los resultados sanitarios en favor de "todos" los ciudadanos.

Mientras tanto, en nuestro país, tras la muerte de un ciudadano de origen senegalés por tuberculosis sin haberle proporcionado la atención adecuada y habiéndosele planteado el cobro de la misma, en lo que no es si no una aplicación al pie de la letra de la nueva ley aprobada hace un año, sólo dimite el director del hospital. Las responsables últimas de esta ley, con la ministra al frente, deciden que esto no es cosa suya. Eso sí, siguen dispuestas a seguir vendiendo mentiras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario