23 mar. 2011

Intentando medir lo olvidado

A partir de una entrada en la que trataba de encuadrar diferentes términos en relación con la pobreza, el bueno de Carlos ha ido compartiendo información muy interesante que creo importante poder reseñar más ampliamente.

Durante estos últimos años, aún siendo las medidas económicas las que han seguido marcando el discurso y muchas de las investigaciones sobre el tema, en el campo del desarrollo se ha ido asentado como medida importante el Índice de Desarrollo Humano, más completo que la simple comparación de PIB, ya que aparte de éste abarca también la esperanza de vida y la educación.

Al igual que en el área del desarrollo, también se han ido desarrollando medidas más complejas para investigar los niveles de pobreza, aunque son mucho menos conocidas. En concreto, a partir del 2010, el PNUD elabora junto con la Universidad de Oxford un nuevo indicador que es el llamado Índice de pobreza multidimensional, que muestra la intensidad de la pobreza a nivel individual en tres aspectos básicos como son la educación, la salud -sanidad-, y el nivel de vida en 10 indicadores. 

Esta metodología arroja datos curiosos, como que utilizando este nuevo indicador los porcentajes población en situación de pobreza son mayores que si se considera sólo el aspecto económico, con la excepción de China y Vietnam (lo cuál también sería un tema a estudiar, la relación entre sus sistemas políticos y esta realidad). Entre sus utilidades, sus creadores hablan de que usando esta herramienta puede ser más fácil detectar donde están los más pobres dentro de contextos amplios de bajos ingresos. 

Esto ya es un avance respecto a otros enfoques, pero lo que me parece más interesante es la perspectiva que existe de desarrollar esta herramienta incluyendo diversas "dimensiones olvidadas". Estas dimensiones son aquellas que son referidas como importantes en las experiencias de la gente que sufre privaciones pero que han sido generalmente pasadas por alto hasta la fecha en los trabajos cuantitativos de larga escala sobre pobreza y desarrollo humano. Las detectadas hasta ahora son las siguientes:

Cualquiera que se haya acercado a la realidad de la extrema pobreza reconoce que, efectivamente, estas dimensiones son referidas como claves por aquellos que la sufren. El verlas reconocidas por fin, y además en un área tan poco porosa a estos temas como es el de la investigación cuantitativa, no deja de ser un logro importante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario