25 sept. 2014

Donde esté la industria, que se quite la salud

La verdad es que me deja de piedra ver noticias como esta:

"La “nueva” Comisión Europea de Jean Claude Juncker, ha quitado a la Dirección General de Salud y Consumo el control de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para dárselo a la de Empresa e Industria, dependiente de la comisaría de Mercado Interno, Industria, Emprendedores y Pymes."


Aunque a mismo tiempo hay que agradecer la coherencia y lo clarificador que resulta el asunto para entender qué es lo que está en juego en el campo sanitario: recuperar el control de los procesos terapéuticos de manera que se enfoquen de verdad a atender las necesidades y promover la salud de quienes acuden a la consulta, para no terminar siendo dispensarios automáticos de beneficios para las farmacéuticas.

Tema complicado este, porque aunque el profesional quiera recuperar el dominio de los procesos y racionalizar sus actuaciones, muchas veces se encuentra con la resistencia de la persona que acude a él/ella, que en realidad en esos casos suele saber bastante bien lo que quiere: un medicamento "bueno" y no "esos genéricos"; una solución rápida o al menos una remisión de la sintomatología de manera fácil y sin compromisos; un acceso, en definitiva, a esos bienes comerciales que la industria farmacéutica consigue hacernos pasar como imprescindibles para una protección y recuperación de la salud perdida.

Pues sí, va a ser que esto de los medicamentos y la salud (desde el punto de vista organizativo), tiene más que ver con el mundo empresarial e industrial.

Gracias, Junker y compañía, por ayudarnos a situar mejor las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario