28 may. 2011

Cuerpos afectados

Ahora que tanto domina la anestesia nuestra manera de entender el cuerpo y sus afeccciones, resulta iluminador este texto de Peter Pal en su libro Filosofía de la deserción:

"Sería necesario retomar el cuerpo en aquello que le es más propio: su dolor en el encuentro con la exterioridad, su condición de cuerpo afectado por las fuerzas del mundo. Como lo señala Barbara Stiegler en un notable estudio sobre Nietzsche, para éste todo sujeto vivo es primeramente un sujeto afectado, un cuerpo que sufre sus afecciones, sus encuentros, la alteridad que lo alcanza, la multitud de estímulos y excitaciones, que cabe a él seleccionar, evitar, escoger, acoger… Para continuar siendo afectado, más y mejor, el sujeto afectado necesita estar atento a las excitaciones que lo afectan, y filtrarlas, rechazando aquellas que lo amenazan demasiado. La aptitud de un ser vivo para permanecer abierto a las afecciones y a la alteridad, a lo extranjero, depende también de su capacidad para evitar la violencia que lo destruiría de un solo golpe."


No esta de más reflexionar sobre qué es lo que proponemos desde el campo médico: ¿abrir, encontrar lo otro, o encerrarse en el propio cuerpo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario