26 nov. 2014

(In)comprendiendo

"Habla tú con la médico, que te lo cuente a ti. Nosotros somos muy bestias, no se si entiendo lo que dice". Todo esto me lo dice A. mientras su marido está ingresado en el hospital, tras haber pasado ya esa mañana la visita médica y haberle dado el parte del día. Me cuenta lo que ha entendido de las explicaciones recibidas, y me parecen claras y precisas: su marido está mejor de la infección respiratoria que ha provocado el ingreso, pero en relación con su enfermedad de base, ya en fase terminal, la situación ha empeorado.

Le explico a A. que lo que me ha contado tiene lógica, que es una información difícil de digerir pero que lo ha entendido bien. Pero vuelve a insistir en que hable yo con la médica: "Es que con esas palabras que usáis tan raras de verdad que no sé si me entero o no". Ella no sabe leer ni escribir, lo que la ha señalado siempre como necesitada de otr@s para acceder a la información más básica. Yo estoy seguro de que sí se ha enterado bien, y lo confirmo al hablar con la doctora. Pero ella está eternamente insegura de poder hacerse de manera fiel con algo de ese mensaje tan distante que recibe.

Decimos que queremos dar seguridad y confianza. Pero seguimos encerrados en lenguajes y maneras que nos distancian y generan impotencia y desbordamiento, en momentos además en los que las situaciones difíciles que se viven aumentan la necesidad de poder comprender.

Seguimos habitando mundos distintos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario