7 ene. 2012

Al grano

Cuando se entrelazan diversos post como el de Rafa Bravo hablando de la necesidad de no entramparse tratando variables intermedias como el colesterol y las densidades óseas, debido al bajo nivel de evidencia que sige existiendo sobre su efectividad final sobre la morbilidad y la mortalidad; el de Javier Padilla recordando los que posiblemente serán temas olvidados en las luchas sanitarias de este próximo año; y el de Rafa Cofiño, que da voz a esa sensación permanente que much@s tenemos en la consulta de que los aspectos sociales son no ya importantes, sino ejes fundamentales, de manera que si no son abordados nuestra eficacia se reduce y mucho...

... No puedo sino preguntarme qué más hace falta para que de verdad nos demos cuenta de que la simple defensa del sistema sanitario actual, centrado en la farmacia y el hospital, tomado por los profesionales del ramo como ámbito de reconocimiento y de luchas de poder, no lleva más que a una visión desenfocada de lo que es la salud, su cuidado y su promoción...

... Y no sé a qué esperamos para abordar como tarea principal el trabajo  sobre los elementos fundamentales sobre los que se construye la salud individual y colectiva, sin los cuales todo lo demás es un esfuerzo vacío: vida digna, seguridad vital, autonomía, desarrollo personal y comunitario... Hay ya datos, estudios y evidencias en este sentido que son muy claras. Así que, ¿por qué no empezar y lanzarnos a entrelazar luchas con otros agentes de salud: educador@s, agentes vecinales, con cada persona, al fin, en su propio entorno, en pie de igualdad? No para dictar ni para prescribir, sino para aprender y avanzar junt@s en nuestra promoción colectiva.

No abandonemos lo conseguido. Pero no nos dejemos atrapar por ello tampoco. Exploremos nuevos territorios en los que a lo mejor encontramos nuevas claves para la construcción de una sociedad más justa y saludable para tod@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario