9 jun. 2013

Los paradigmas

Me he pasado todos los años de carrera y residencia escuchando hablar del paradigma bio-psico-social como aquel que ofrece una visión más integradora, dejando por fin atrás los esquemas meramente biológicistas tan límitados y dañinos. Y aunque en la práctica cotidiana me encontraba con que poc@s eran l@s profesional@s que se atrevían a intentar ponerlo en práctica realmente, menos todavía eran los medios que se les ofrecían por la propia estructura del sistema sanitario.

Aún haciendo una especialidad cuyo título es "Medicina Familiar y Comunitaria", este segundo apellido se invisibilizaba, olvidaba e incluso negaba de manera constante, salvo por aquell@s aguerrid@s defensor@s de "lo comunitario", de la educación para la salud y la atención a la comunidad, que tenían que hacer auténticas piruetas para conseguir proteger los tiempos y espacios que dedicaban a esta tarea.

Sin embargo, cuando hablamos de "atención a la comunidad", es difícil  ir más allá de nuestra costumbre profesional de prestar apoyo, consejo o cuidado, de esa actitud de dar a partir de nuestro convencimiento de que tenemos un saber valioso que aportar. Pero olvidamos así algo esencial, que aparte de "dar atención" se puede también "prestar atención", es decir, tomarnos el tiempo y el interés suficiente en escuchar y aprender de esta comunidad en la que queramos o no estamos insertos, y que es única y diferente a las demás, con sus dificultades pero también con sus riquezas. Ese "prestar atención", del que tan poco se habla, puede ayudarnos a entender mucho de lo que realmente podemos aportar y también de lo que podemos recibir, a nivel individual, grupal y social.

Vamos, otro paradigma. Del enfoque bio-psico-social al comunitario, y de este al "común", el construido entre tod@s, no sólo desde un polo de la relación sanitaria, aquel en el que las reglas del juego se definen dialogando y los beneficios se comparten. ¿Algo por inventar todavía?

No hay comentarios:

Publicar un comentario