15 nov. 2012

Evidencias selectivas

Frente a tantas noticias de desahucios, paro, reformas educativas, etc., siempre me viene a la cabeza el documento realizado por la OMS Europa hace ya unos años titulado "Los hechos probados". En él se señalan las evidencias disponibles sobre cómo afecta a la salud el tener o no un trabajo digno, las condiciones de vida (no confundir con los estilos de vida, por favor), el nivel educativo y algunas otras variables. Pero no sólo hay evidencia de esto, sino que el propio sentido común y la realidad cotidiana de las consultas, a poco que se deje abrir la boca a quienes pasan por ella, nos muestran cómo la salud se ve condicionada por la realidad socio-economica en la que cada uno vive. Y no sólo a nivel de salud mental, sino de manera global.

Sin embargo, frente a estas realidades nos refugiamos en el empastillamiento generalizado, bajo el paraguas de la evicencia farmacológica (tramposa como pocas), o en la escucha atenta y el consejo bienintencionado. ¿Hasta cuando mantendremos como meramente decorativas las evidencias en torno a los determinantes sociales de la salud? ¿En qué momento nos pondremos a buscar remedios, a partir de la responsabilidad que tenemos respecto a la salud de quienes nos visitan? ¿Cuándo nos implicaremos como sanitarios en la lucha por una vivienda digna, por una educación de calidad, por un trabajo en condiciones decentes?

En realidad no se trata de inventar nada nuevo. Much@s ya han trabajado en esa línea antes. En el centro en el que me formé, el Vicente Soldevilla, en Vallecas, en los años 90 realizaron una investigación comunitaria sobre los determinantes en salud que afectaban a l@s vecin@s del barrio, reflejada en el documental "Vivir en San Diego". En él mostraban las condiciones de infravivienda en las que vivían muchas familias, lo que favoreció la lucha por conseguir un plan de remodelación del barrio. 

Que nadie venga con la excusa de que ese no es nuestro campo, o que para eso no nos han formado. Que nuestra educación como sanitarios haya sido tan limitada debería ser un estímulo para buscar como formarnos de manera más completa y eficaz. Y si no, digamos claramente a lo que nos dedicamos, ya que no es a promover la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario