31 ene 2024

Aquí cuelgo la bata

Ya hace tiempo que no uso la bata en la consulta. Nunca me gustó mucho llevarla, porque marca unas distancias que creo excesivas, pero llegué a entender que para algunas personas que venían al centro de salud era un símbolo de profesionalidad, de tomarse en serio el trabajo, de cuidado... Así que acepté llevarla. Pero desde hace unos meses siento que lo que hago en la consulta no mantiene las condiciones mínimas que merecen quienes acuden a una consulta médica, no es serio, ni profesional, ni son cuidados dignos. Y no porque no quiera, sino porque no puedo. Por eso me siento un fantoche si me pongo la bata. Formo parte de un turno de tarde en el que, de 8 puestos médicos, hay 4 sin cubrir desde hace meses (algunos de ellos, años) y otras 2 compañeras están de baja de larga duración debido a la sobrecarga. Quienes quedamos, además, tenemos reducción de jornada por cuidado de menores. Así, algunas tardes solo un solo médico en todo el centro; en otros momentos, ninguno. La población a atender es de unas 30.000 personas, y un tercio de ellas no tienen médico de referencia en activo. Mis agendas de este último mes tienen una media de 60 citas diarias, aunque algunos días han pasado de 80 y de 90 citas. La demora para pedir cita médica se dispara más allá del mes. El centro se ha llegado a cerrar algunos días a las 22:30 h por intentar atender a una demanda que nos desborda y que es inabarcable en estas condiciones.

Este 1 de febrero hay cambios en las plantillas de los centros de salud de Madrid al resolverse solicitudes de movilidad que, en nuestro caso, debilitan aún más al equipo de tarde. De hecho, ya no se puede hablar de equipo médico de tarde. A partir de esa fecha quedo como único médico titular en ese turno. Es insostenible. No tiene ningún sentido seguir así. Creo que ha llegado el momento de colgar la bata y dimitir. 

Desde hace meses venimos lanzando la voz de alarma a quienes gestionan los recursos de la sanidad pública en Madrid, tanto desde el equipo profesional como desde el movimiento vecinal. Durante dos meses hemos recibido el apoyo de otras compañeras de centros de salud cercanos, participantes en el Red AP Vallecas. Hemos tenido algunas reuniones con la Gerencia, y hemos recibido buenas palabras, intenciones y propuestas a largo plazo. Pero pasan los meses y no hay ningún cambio concreto. Seguimos sintiéndonos abandonados a nuestra suerte. Y la suerte no basta para revertir situaciones tan cronificadas. 



Así que sí, cuelgo la bata, porque creo que es evidente que el abandono crónico por parte de la Consejería de Sanidad ha llevado a que no exista un turno médico de tarde como tal en el centro. Creo que es más claro y coherente que se reorganice la atención que se presta a partir de esta realidad.

Me entristece profundamente tener que tomar esta decisión, pero me entristece más aún ver que llevamos ya demasiado tiempo sin dar una atención sanitaria digna a la población del barrio de San Diego, y el coste que esto está teniendo en salud, enfermedad y mortalidad entre los y las vecinas y profesionales. Me preocupa mucho cómo se va a responder a las necesidades que se seguirán presentando día a día, pero llevo tiempo sintiendo que lo que hago en estas condiciones tampoco aporta mucho. Se necesita una atención con recursos, profesionales y tiempo suficientes, y esto hoy por hoy parece una quimera inalcanzable. Y no solo ocurre en este centro. Son unos cuantos los centros "en crisis", o "caídos", o como se les quiera llamar, la mayoría de ellos, "casualmente", en zonas donde hay mayores índices de privación económica y mayor necesidad de recursos públicos reforzados. 

Pues sí, cuelgo la bata. Pero la dejo colgada acá, en la consulta en la que tanto he compartido, desde la que he intentado, pese a todo, cuidar lo mejor posible a quienes entraban y salían de ella. La dejo colgada acá porque sigo creyendo en la Atención Primaria. Sigo creyendo que es la "tecnología" que da mejores resultados en salud. Creo profundamente en la importancia de la longitudinalidad y el trabajo sobre el territorio a largo plazo, de la accesibilidad y de la atención integral y en equipo. Y sigo sintiéndome parte del equipo del Vicente Soldevilla, equipo en el que he encontrado a grandes profesionales en todas las categorías. Pese las condiciones tan difíciles, cada cual intentamos hacer lo mejor posible nuestro trabajo: desde administración buscando huecos imposibles para resolver las necesidades con las que acuden las vecinas, o el equipo de enfermería asumiendo muchas tareas en solitario como la atención a personas inmovilizadas en sus domicilios o el seguimiento de quienes tienen enfermedades crónicas y médicos inexistentes, desde las unidades de apoyo (matronas, fisios) a las compañeras de la limpieza... 

Sigo creyendo también en todo el trabajo comunitario que se viene desarrollando desde hace décadas en torno a nuestro centro, en el que profesionales y vecindario hemos enredado y seguimos enredando conocimientos y capacidades diferentes y complementarias, incluso en momentos tan complicados como estos. En estos últimos años he podido participar en la Mesa Sociocomunitaria de San Diego, ver nacer la Mesa de Salud Comunitaria de Vallecas, trabajar codo a codo con la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del distrito. Aunque muchas veces la respuesta que se nos da desde la gerencia para afrontar la situación crítica en la que estamos es la de "hay que educar a la población en el uso de los recursos sanitarios" (¿Qué recursos? Si están desapareciendo...), en estos espacios, así como en muchos momentos de consulta individual en los que queda un mínimo hueco para hablar más allá de lo no demorable, soy yo el que aprendo cada día. Aprendo a entender que es y que no es salud, que factores la afectan, cuales son las claves para cuidarla y construirla en común. Sí, quizás haga falta educación para la salud, pero una educación compartida, en la que todas nos enseñemos mutuamente. Y en ese compartir quiero seguir enredado también.

Ojalá poder seguir en este centro y en este barrio en el que, entre unas cosas y otras, llevo casi 20 años presente. Quiero aportar todo lo posible para que vuelva a ser un centro de referencia y en el que se preste una atención digna junto a la comunidad de la que forma parte

Ojalá poder volver a la consulta, colgarme de nuevo la bata, abrir la puerta y tender la mano. 

 

17 comentarios:

  1. Yo, desde hace meses que se jubiló mi médico de cabecera en mi centro salud de Villaviciosa de Odón.... sin médico de cabecera!
    Es sangrante, indignante.... cuelgo mis palabras junto a esa bata!

    ResponderEliminar
  2. Querido Daniel,

    Es una decisión triste por lo que supone de "tirar la toalla" tras una larga batalla de resistencia ante el desmantelamiento de la Atención Primaria, concretado en un centro y en un barrio que han sido bandera y ejemplo de cómo puede ofrecerse una atención clinica diferente (con orientación comunitaria).

    Pero a la vez es una decisión digna que expresa que todo tiene un límite (hasta la resistencia) y que "cualquier cosa no vale" y puede incluso contribuir a tapar el problema.

    Seguro que encuentras otras "trincheras" en que puedas invertir tu sabiduria y valiosa experiencia ..que es mucha.

    Un abrazo compañero y amigo

    Javier Segura

    ResponderEliminar
  3. Muchas suerte

    ResponderEliminar
  4. Supongo que te refieres al Centro de Salud Vicente SOLDEVILLA, mi doctora la tengo ahí, y también está a punto de colgar la bata cómo tú. Es una decisión difícil y valiente, soy paciente de éste Centro desde Pediatría, y he visto como se va deteriorando a pasos de gigante. Entiendo y comparto tú decisión y espero que allá dónde puedas ejercer tu profesión, te traten como realmente mereces. Mucha suerte 🍀

    ResponderEliminar
  5. Qué triste que mucha gente no se de cuenta de lo que está pasando.
    Mucho ánimo y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  6. El día de colgar la bata llegó...
    Siento mucho que profesionales que valen muchísimo tengan que dejar la profesión porque no hay recursos suficientes para ell@s. Mi admiración y agradecimiento hoy y siempre.
    Gracias por la labor, la lucha y constancia.
    Mucha Suerte en está nueva etapa 👣

    ResponderEliminar
  7. Ya vasta de tanta explotación, los recursos de la Nación hay que destinarlos a cosas coherentes como la Sanidad y no ha montar chiringuitos por parte del Desgobierno que tenemos para mantener a perros y parásitos sociales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te informo que en este caso las competencias son de la comunidad.

      Eliminar
  8. Gracias Daniel por tu labor en el centro.
    A quién le importa la zona sur de Madrid?

    ResponderEliminar
  9. Menos Ministerios de MIERDA y más recursos para la Sanidad Publica

    ResponderEliminar
  10. Ánimo. A ver si Vallekas deja de votar a quien no nos quiere y nos querrá nunca. Estamos ciegos

    ResponderEliminar
  11. Pocas veces he coincidido contigo, alguna convocada por una buena amiga de ambos. Siento muchísimo lo que está pasando en la sanidad pública en general.y en especial en Soldevilla. Trabajo en Vallecas, en el CAD, y los pacientes de ese centro de salud comentan con sorpresa e indignación, que tienen que soportar listas de espera para su MAP de un mes o más! Pobres de nuestros, vuestros pacientes . Indignación total! Pero te entiendo mucho Dani!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/2/24, 8:11

      Si, yo para mi doctora esperas de un mes y la pobre mujer siempre empieza la primera y acaba la última. Lo curioso es que las demás consultas están vacías. Es más, esas doctoras sin pacientes les da tiempo a regar las plantas, ir y venir..... y el centro soldevilla largas demoras para rx y ecografías, y después de 4 meses vas y te das cuenta que está vacío. Citan a unos pocos al día para hacer que hacen y nos les cierren. No todo es lo que parece.

      Eliminar
  12. Anónimo1/2/24, 0:00

    A ver si los fachipobres abren los ojos. Si no es por nosotros que nos destrozan lo Público con sus votos,por ellos y sus descendientes. Es urgente tomar medidas. Ayuso y el PP y VOX , sólo quieren lo privado.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo: Hay que luchar hasta el final, y volver a recuperar lo que teníamos ante

    ResponderEliminar
  14. Ánimo. Eres un ejemplo por todo lo que has aguantado y por tu valor para denunciarlo.

    ResponderEliminar
  15. Antes que nada tu salud.

    ResponderEliminar